domingo, 29 de enero de 2017

Estrellao

—¡Señor! ¿Se ha hecho daño?

—¿Será gilí? a lo mejor se cree que esto es un colchón de agua. ¡No te digo!

Estrellao, lo que se dice estrellao. Desde que nací. Cuando me creía el rey del universo llegó mi hermano, un angelote que me quitó el puesto. Desde entonces, todo lo malo me pasa a mí.

Esta mañana a mi mujer le he dicho que me iba al viaducto cuando me ha preguntado donde iba tan temprano. 

Llámame cuando llegues al suelo -me ha respondido con toda la guasa. 

Desesperao. Estoy desesperao. Mucho cuidao con lo que dices que no respondo. Como no me aguanto ni yo, me he tirao por el viaducto ¿y sabes qué ha pasao? Que este árbol se ha interpuesto en mi camino. ¡Si al menos fuera frondoso!
¡No me digas que no es mala suerte!